• timurland
    Laplandia Rusa – Viajes a Rusia
    beatrizhoteles
    fuengirola-mijas
    Tour Entre Europa y Asia
    agrupaciomutua-2
    Jooble
    spainkompromat.ucoz
    Fuengirola Mijas
    Talleres Takris
    centroruso
    Diosa Rusa Costa del Sol wordpress
    AAabogados
    24pchelp
    rusiahoy
    centro ruso
    club-caza
    photonikitenko
    MEYER AESTHETIC

El Terror estalinista en Barcelona

PDF Imprimir Correo electrónico

El Terror estalinista en Barcelona

Lev Feldbin ("Alexander Orlov", "Svied", Lyova") fue el máximo responsable de la NKVD (la policía política estalinista) en España durante la Guerra Civil. Orlov planificó el complot para involucrar al POUM en actividades de espionaje franquista, mediante la elaboración de pruebas falsas. El objetivo final era la ilegalización y eliminación física y política de los calificados por el PSUC como "trosquistas-fascistas del POUM" por sus críticas al estalinismo y los procesos de Moscú.

En todo momento, junto al complot de la policía, absolutamente controlada por los estalinistas, que se habían infiltrado y copado los cargos de mayor responsabilidad, existió una colaboración intelectual y una campaña de la prensa del PCE-PSUC que consistía en presentar a los militantes del POUM como espías al servicio de Franco, como fascistas infiltrados en el campo antifascista. Existió pues una división del trabajo y una complicidad entre los altos cargos del Partido y los ministros estalinistas en el Gobierno que difamaban en la prensa, mítines y declaraciones, a plena luz del día, y el pequeño núcleo de agentes de la NKVD que detenían, secuestraban torturaban y finalmente asesinaban, en la sombra. La enorme presión de la diplomacia soviética sobre el gobierno republicano, utilizando el chantaje de la ayuda militar rusa, amén de la complicidad del gobierno Negrín y de la policía, controlada por los estalinistas, hizo que en muchos momentos las fronteras entre la legalidad e ilegalidad en la detención de Andrés Nin, secretario político del POUM, fueran absolutamente difusas y permeables.

El 23 de mayo de 1937 Alexander Orlov detallaba en un informe a Moscú como había decidido implicar a la dirección del POUM aprovechando la instrucción del caso de Falange Española: "Hemos redactado el documento anexo que revela la colaboración del POUM con Falange Española, con Franco y con Alemania." Y añadía: "Cifraremos el contenido de este documento con el código secreto de Franco y escribiremos en tinta simpática, al dorso del plano que señala la situación de nuestras defensas en la Casa de Campo", con el objetivo de poner en evidencia el contacto directo de sus dirigentes con Franco "para impulsar al Gobierno a adoptar una serie de medidas contra los trotskistas y desacreditar al POUM".

En una reunión de Orlov con "Pasionaria" y Checa, en ausencia de José Díaz y Jesús Hernández, se acordó ordenar al coronel Ortega, director general de Seguridad, y a Ricardo Burillo, jefe de policía de Barcelona (ambos estalinistas) la detención de Nin, sin el conocimiento de ninguna autoridad republicana. El engranaje diseñado por Orlov se puso en marcha el 16 de junio de 1937, algo más de un mes después de las Jornadas de Mayo de Barcelona, con la detención de Nin y del resto del CE del POUM, y la persecución política de todos los militantes de ese partido.

Orlov, acompañado de los agentes de la Brigada Especial, Jacinto Rosell y Fernando Valentí, y de José Escoy ("Juzik") un agente soviético de origen brasileño, trasladaron a Nin a Valencia, y luego a Alcalá de Henares, en el coche del gobernador civil de Madrid. En la prisión de Alcalá, auténtica fortaleza armada de las tropas estalinistas, Nin se resistió a reconocer las acusaciones de traición y espionaje. Ante el temor al rescate del personaje por las autoridades republicanas se decidió, siguiendo una idea de Vittorio Vidali, simular el secuestro de Nin por agentes de la Gestapo. De este modo Nin pasó de la prisión de Alcalá a la checa estalinista del chalet propiedad de Constancia de la Mora Maura (encargada de la censura de la prensa extranjera) e Ignacio Hidalgo de Cisneros y López de Montenegro (general de aviación), dos estalinistas de origen aristócrata con importantes cargos en el gobierno republicano. Allí Nin fue torturado psíquica y físicamente. Ante la resistencia de Nin a implicar a su partido en actos de traición y espionaje, como deseaban sus torturadores, éstos decidieron eliminarlo, ya que el cuerpo maltrecho de Nin hubiera supuesto el fracaso de la operación y la acusación irrefutable contra sus torturadores . Orlov, "Juzik", "Pedro", Víctor (el chófer de "Pedro"), y tres agentes españoles (L., A.F., I.M.) sacaron "a pasear" a Nin en automóvil. A mitad de la carretera de Alcalá de Henares a Perales de Tajuña, en pleno campo, a unos quinientos metros de la carretera lo asesinaron y enterraron, según consta en una nota del propio Orlov, dirigida a Moscú con fecha del 24 de julio de 1937, conservada en los archivos de la KGB.

El 23 de junio de 1937 se publicaba en la "Gaceta de la República" el decreto de creación de los Tribunales de Espionaje y Alta Traición, que gracias a su carácter retroactivo se aplicaron para procesar al Comité Ejecutivo del POUM. Negrín, presidente del gobierno, estaba preocupado por las repercusiones internacionales del carácter ilegal de la represión contra el POUM (no contra la represión en sí), y ante la amenaza de dimisión del ministro de Gobernación Zugazagoitia y del ministro de Justicia Irujo, consintió, tras dos tormentosas sesiones del consejo de ministros, en la destitución del coronel Ortega, que pareció contentar a todos, ya que nadie estaba realmente interesado en llevar hasta el final las investigaciones sobre la desaparición de Nin, puesto que poseían suficientes pruebas de la intervención de la NKVD y el protagonismo de Orlov, pero eran conscientes del conflicto que se crearía con la Unión Soviética si se descubría la verdad.

Según el informe confidencial de André Marty a Manuilsky, fechado el 11 de octubre de 1936, Codovilla consideraba al PCE como un partido de su propiedad, y actuaba como un "cacique". También afirmaba que Gerö ("Pedro") actuaba en el PSUC como Codovilla en el PCE. Marty afirmaba que el PSUC, fruto de la fusión el 23 de julio de 1936 de cuatro pequeños partidos, no estaba "soldado" y que pese a que está "en nuestras manos" carecía de columna vertebral ideológica.

Carles Gherard describe a "Pedro" como un hombre de unos 38 a 40 años, alto, de buena presencia, con rasgos eslavos, labios gruesos, facciones angulares, ojos sesgados y algo sanguinolentos, con una pose reservada y sobria, que hablaba poco y en un castellano correcto, pero no demasiado fluido. "Pedro" tenía cierta debilidad por el PSUC, ya que lo consideraba como una criatura propia, a la que había ayudado a formarse. Joan Comorera, el secretario general del PSUC, que desempeñó en el gobierno de la Generalidad varias consejerías y cargos destacados: abastos, justicia, economía... amén de una notable influencia sobre el presidente Companys, gozó siempre de su más decidido apoyo, frente a las constantes y demoledoras críticas de Togliatti al PSUC y a Comorera. No debe olvidarse que Comorera era un caso excepcional entre los cuadros estalinistas españoles, puesto que había cursado estudios universitarios; como excepcional era en la IC la existencia del PSUC, partido catalán (no estatal), independiente del PCE.

Entre "Pedro" y Comorera se estableció una íntima relación personal y política basada en la habilidad táctica y psicológica del delegado de la Comintern, que supo alimentar las ambiciones políticas de Comorera, obteniendo con ello su entrega y sumisión incondicional a las directrices de Moscú, aunque con algunas esporádicas salidas de tono catalanistas y anticenetistas del secretario del PSUC. Para "Pedro" se trataba de aplicar, o decir que él aplicaba, las nuevas consignas de Moscú referentes a la necesidad de dar mayor autonomía e independencia a las direcciones nacionales, frente al estilo autoritario criticado en Codovilla.

Hoy, la documentación consultada en archivos de Moscú, Barcelona y Madrid nos permite concretar y confirmar, sin sombra de duda, gran parte de las denuncias, intuiciones y sospechas desveladas desde los primeros momentos por militantes del POUM y algunos altos cargos socialistas e incluso estalinistas, referentes al destacado papel desempeñado por "Pedro" en el asesinato de Nin y en la represión del POUM, siguiendo las directrices de Moscú sobre la necesaria y pronta eliminación de los trosquistas en España. En una primera fase, las jornadas de mayo sirvieron de pretexto para preparar la represión contra el POUM, al que se le adjudicó un papel revolucionario, y de incitación a la insurrección popular, que en realidad no había jugado nunca. La segunda fase consistió en añadir a ese intento de "pustch", falsamente atribuido al POUM, unas acusaciones de traición y espionaje al servicio de Franco, fundamentadas en unas pruebas falsas, montadas de una forma toscamente chapucera y harto increíbles que, en el caso de Nin, fracasaron ante su negativa a admitirlas. Su inquebrantable honestidad de militante revolucionario y su valentía personal no dejó a sus secuestradores y torturadores otra opción que la del asesinato, y posterior desaparición de un cuerpo destrozado, y por ello convertido en acusación contra sus torturadores. La tercera fase consistió en una campaña de prensa difamatoria que martilleó la idea de que los poumistas-trosquistas eran fascistas y agentes-espías de Franco. En esa campaña de prensa y mítines destacaron periodistas como Georges Soria, y dirigentes como Santiago Carrillo, José Díaz, Jesús Hernández, "Pasionaria", Joan Comorera y demás dirigentes estalinistas. Bajo las pintadas acusatorias "¿Dónde está Nin?", los miembros de las juventudes estalinistas, como Teresa Pamies, escribían "En Salamanca o Berlín". El escándalo político del asesinato de Nin, pese a las presiones y el chantaje de los soviéticos sobre ministros y responsables políticos y judiciales, transcendió a la opinión pública nacional e internacional y causó una enorme desmoralización, que la complicidad sectaria y fanática de los estalinistas españoles hizo aún más tétrica y mezquina.

El emblemático caso Nin fue sólo el pistoletazo de salida de la represión masiva del movimiento obrero. El 9 de agosto de 1937 se había creado el Servicio de Investigación Militar (SIM), cobertura españolizada y legal de la NKVD. El 11 de diciembre se producía la dimisión del ministro de Justicia Irujo, a causa de la presentación por Negrín del decreto de creación de los Tribunales Especiales de Guardia, publicado en la "Gaceta de la República" el 1-12-1937, que no eran sino la vía libre para la aplicación de los procedimientos sumarísimos de los consejos de guerra, sin garantías de defensa, contra un movimiento obrero que sólo dieciocho meses antes había aplastado al fascismo con una insurrección revolucionaria. Negrín daba una apariencia de legalidad a los actos de persecución política en curso.

El papel desempeñado por las altas jerarquías soviéticas en España parece hoy más claro y evidente, con una pirámide de mando (al margen de los militares) que contempla al búlgaro Stoian Petrovich Mineev ("Stepanov", "Moreno") como primera autoridad, ya que es el responsable del Secretariado de los Países Latinos, y a Orlov como máximo responsable de la NKVD; en un segundo plano están los delegados de la IC en España: Togliatti ("Ercoli", "Alfredo", "Al"), Codovilla ("Luís"), Gerö ("Pedro"), André Marty (y otros), todos ellos con la obligación de informar directamente a Moscú, esto es, a Dimitrov y Manuilsky, y la común afición o necesaria autoprotección de criticarse mutuamente. Aún existen aspectos confusos, que deben esperar nuevas consultas y hallazgos en unos archivos, hoy por hoy, de nuevo inaccesibles. Aún es más desconocido el papel jugado por los agentes de menor rango, esto es, por los agentes y espías que tenían la misión de informar e infiltrarse en las organizaciones revolucionarias. La "Operación Nikolai" desvelada por TV3-TV de Catalunya dió la sorpresa de la llamada expresa de un agente soviético-brasileño para controlar y dirigir la operación del secuestro y asesinato de Nin. Ese agente especializado (sería más correcto decir ese asesino especializado) tenía además un ascendiente jerárquico (¿sólo en esa operación?) sobre el propio Orlov, que a su vez lo tenía sobre "Pedro", que a su vez lo tenía sobre Ovsienko. Hoy conocemos también la existencia de dos agentes o espías de base: el del alemán Lothar Marx, que bajo el nombre de "Joan", había intentado infiltrarse en la Sección Bolchevique-Leninista de España (SBLE), y el del polaco León Narwicz.

El capitán de las Brigadas Internacionales León Narwicz había jugado un importante papel, ya antes de las jornadas de mayo, preparando la identificación y posterior detención de los distintos militantes y dirigentes del POUM, mediante la obtención de fotografías. Tras ganarse la confianza de diversos dirigentes del POUM, a quienes se había presentado como simpatizante de la Oposición rusa, pudo recorrer sin levantar sospechas los distintos locales del POUM, sacando las fotos que quiso. Tras las masivas detenciones de militantes del POUM después del 16 de junio, algunos de ellos observaron que la policía, para identificar a quien detenía llevaba fotos recientes, que sólo podían ser las que había tirado Narwich. Juan Andrade posteriormente identificó a Narwicz en una foto publicada en la prensa, en la que aparecía junto a Líster y otros destacados estalinistas. En enero-febrero de 1938 León Narwicz y Lothar Marx estaban trabajando en un intento de infiltrarse en la SBLE, presentándose como simpatizantes, que podían influir en un pequeño grupo alemán de las Brigadas Internacionales. En esa misma época León Narwicz estaba intentando entrar en contacto con la organización clandestina del POUM, sin saber que los poumistas conocían ya su carácter de agente soviético, el papel que había jugado en la detención de Nin, del Comité Ejecutivo y de varios militantes del POUM, así como su labor de recopilación o fabricación de pruebas judiciales en el proceso abierto contra ese partido. El POUM decidió hacerle creer que les interesaba contactar con él, y le dieron una cita para encontrarse. El capitán de las Brigadas Internacionales León Narwicz, agente de la NKVD y del SIM, acudió el 10 de febrero de 1938, a las diez de la noche, a la cita en un descampado en la calle Legalidad, en Barcelona, sin sospechar nada. Un grupo de acción del POUM (formado por Lluis Puig, que falleció tuberculoso en 1939, preso en La Santé; y Albert Masó March, que sostuvo con posterioridad una larga trayectoria militante en la "Fracción Francesa de la Izquierda Comunista", "Socialisme ou Barbarie", "Pouvoir Ouvrier" y de nuevo en el POUM) le disparó tres tiros en la cabeza.

La muerte de León Narwicz, reivindicada por el POUM como un acto de venganza, sirvió de pretexto para la detención y juicio de los militantes de la SBLE. La investigación fue conducida por Julián Grimau García, lo cual demuestra la importancia que la NKVD y el SIM concedían al caso Narwicz. Grimau era el "ojo de Moscú" en el proceso. Julián Grimau García era hijo de un comisario de policía de Barcelona. En 1935 militaba en la Izquierda Republicana y era funcionario del cuerpo de policía. En octubre de 1936 ingresó en el PCE. En noviembre de 1936, siendo Santiago Carrillo encargado de Orden Público, Grimau fue nombrado Jefe de Grupo de la Brigada Criminal de Madrid. Su carrera experimentó un vertiginoso ascenso. Fue ascendido a Secretario General de Investigación Criminal de Valencia y responsable del PCE en este organismo, lo que significaba que todos los comunistas del cuerpo general de policía dependían de él. En noviembre de 1938 fue felicitado oficialmente por su celo y eficacia represiva del trosquismo y la quinta columna fascista.    

Grimau mantuvo detenidos en la checa de la Puerta del Ángel nº 24, durante un mes (del 13 de febrero al 10 de marzo de 1938) a todos los trosquistas detenidos por el asesinato del capitán Narwich. Munis, Adolfo Carlini, Jaime Fernández (a estos tres se les pedía pena de muerte), Teodoro Sanz, Víctor Ondik, Luis Zanon (que no aguantó las torturas y "confesó" todo lo que Grimau quiso que confesara) y Aage Kielso (que consiguió fugarse) estuvieron sometidos a torturas físicas y psíquicas dirigidas por Grimau, hasta que el 11 de marzo fueron puestos a disposición judicial e ingresaron en la Prisión Modelo.

Lo que nos interesa aquí es señalar como en el proceso desapareció rápidamente toda alusión al importantísimo papel jugado por el comisario de las Brigadas Internacionales "Joan" (el agente del SIM Lothar Marx), al que se dió inmediatamente como no localizado, así como los documentos existentes en el sumario, procedentes de la indagatoria previa a que el caso pasara a Grimau. El capitán Jesús Prados Arrarte, agente del SIM y delegado de las Brigadas Internacionales, se presentó ante el juez, con intención de recoger los efectos personales de Narwicz, así como la documentación (una libreta con direcciones) que podría facilitar las investigaciones en curso del SIM (¡que era documentación pertinente en el proceso por su asesinato!). Ante la negativa inicial del juez, el Jefe del SIM en Barcelona, Kurt Laube, se presentó altivo y amenazante en el juzgado, a requerimiento del juez, para responder a sus preguntas. Declaró que el capitán León Narwicz era de nacionalidad polaca, que había sido voluntario en las Brigadas Internacionales y que en la actualidad trabajaba en el Servicio Militar de Investigación (SIM) de las Brigadas Internacionales. Identificó además al capitán Narwicz por las fotografías que le enseñaron. Luego Kurt Laube se llevó todos los efectos personales de Narwicz, incluida la libreta de direcciones que probablemente hubiera desvelado quien era y donde podía localizarse al otros agente del SIM, conocido como comisario "Joan" (Lothar Marx).
 
  • marbellaenergia
    diariosur
    malaga-boom
    Modulares de diseño
    Piedad de Diego
    Marbella Malaga Traducciones Gestoria
    Tour Entre Europa y Asia Linia MalagaRusa Cabopino Centro Fortuna Garciaga Logo Hits Mobile Meyera Esthetic

    arqui3

    znaqui tricosol bike2malaga hotel-florida bioparc fuengirola hits mobile hits mobile agrupaciomutua Bestintegral Consulting facua
    befreemovil intercopy
    taigaspain
    clubbingspain
    fac
Hoy8
Ayer39
Esta semana47
Este mes663
En total165113