• timurland
    Laplandia Rusa – Viajes a Rusia
    beatrizhoteles
    fuengirola-mijas
    Tour Entre Europa y Asia
    agrupaciomutua-2
    Jooble
    spainkompromat.ucoz
    Fuengirola Mijas
    Talleres Takris
    centroruso
    Diosa Rusa Costa del Sol wordpress
    AAabogados
    24pchelp
    rusiahoy
    centro ruso
    club-caza
    photonikitenko
    MEYER AESTHETIC

Mafia China en España: Operación "Emperador"

PDF Imprimir Correo electrónico

Mafia China en España: Operación Emperador

La 'operación Emperador', en la que se ha detenido a más de 80 personas pertenecientes a una trama china de blanqueo de capitales, ha despertado recelo hacia la comunidad asiática en España. ¿Pero cuál es realmente la influencia de esta cultura en el país?

La comunidad china que habita en España es un núcleo más de una “familia transnacional”, que ya había recogido experiencias empresariales en otros lugares. Actualmente el colectivo cuenta con casi 120.000 empadronados en nuestro país. En la última década su presencia se ha multiplicado por diez. ¿De dónde vienen?

– Del Sur: la comunidad china en España se remonta a los comerciantes del sur de la provincia de Zhejiang, que comenzaron a vender, en los años 30, numerosas mercancías como corbatas, medias o jabón desde las regiones de Rusia hasta Portugal. Curiosamente son chinos de esta zona los primeros en abrir restaurantes en España. Ya habían obtenido la nacionalidad en Países Bajos, Bélgica, Francia, y llegaron aquí con los primeros turistas.  De esta zona del sur llamada Qingtian-Wenzhou llegó a España la mayor parte de chinos, un 85%, una cifra mucho superior a otros países de Europa.
– Del Noroeste: llegaron de las provincias de Heilongjiang, Liaoning, Jilin, y de las zonas urbanas de Shandong y Shanghai.
– Las comunidades más numerosas se hallan en Madrid en los barrios de Lavapiés, Usera y Fuenlabrada. También en Barcelona en el barrio de Santa Coloma de Gramanet y, en menor medida, en Valencia, Alicante y Bilbao.
Celebran la Fiesta del Año Nuevo Chino en Primavera. Prefieren tener el segundo o tercer hijo en España, porque así rehuyen la Ley del Hijo Único que impone el Gobierno de Pekín. Habitualmente, estos niños no tienen pasaporte -para protegerles-, y los padres rehuyen a utilizar la tarjeta sanitaria o hablar con los profesores de sus hijos escolarizados.

La presencia china en España está vinculada con su anterior paso por otros países de Europa. Estos son algunos de los últimos datos macroeconómicos que dejan en nuestro país:
– Las importaciones de España, entre enero y abril de 2012, ascienden a los 5.649 millones de euros, en este orden: confección femenina, equipos de telecomunicaciones e informática hardware.
– En cuanto a la inversión china en España, el primer trimestre de 2012, el flujo bruto alcanzó los 2,9 millones. La mayor parte (el 91%) ha sido en productos metálicos, excepto maquinaria.
– El último trimestre de 2012 se ha invertido principalmente en el comercio mayorista y actividades inmobiliarias.
– Existen 32 asociaciones voluntarias chinas en el mundo, llamadas “shètuán”, con fines culturales, políticos y religiosos (budistas, taoístas y católicas)
– Las dos asociaciones con mayor implantación en España son la Asociación de Chinos en España y la Organización General de Chinos. Suelen pedir donaciones para modernizar “la patria natal”. Garantizan la continuidad y prosperidad de comunidades establecidas en otros países, así como a sus parientes en China. Muchos recién nacidos se envían al pueblo natal para el cuidado de los abuelos y cuando crecen son devueltos a España.

¿A qué actividades se dedica la comunidad china en España? Predominan tres tipos de actividades que ellos llaman “Los tres cuchillos”:
1. Restaurantes de comida china
2. Talleres de confección de ropa
3. Artículos de piel.

Pero también se dedican a otras actividades:
4. A partir de 1998, han proliferado las tiendas de frutos secos, las de “Todo a 100”, y los locales de venta al por mayor.
– Los chinos consideran la industria textil una actividad de bajo prestigio. La aspiración de un oriundo de Zhejiang es convertirse en empresario dedicado al comercio y al sector servicios, retomando la antigua tradición relacionada con el comercio en los años 30. En esta línea iniciaron la era “Todo a cien”, establecimientos que no pueden ocupar más de 300 metros cuadrados, y sólo pueden abrir un máximo de 72 horas a la semana, nunca más tarde de la medianoche.
La diversificación de sus actividades y el estrecho lazo que existe en su comunidad hace posible que estén al mismo tiempo en varios países. Así, además, pasaron a ocuparse en importación y exportación al mercado en general: componentes de automóviles, electrodomésticos, tejidos, todo tipo de autoservicios (peluquerías, autoescuelas, floristerías, joyerías, tiendas de fotografías), y gestionan bares tradicionales españoles que se han traspasado a manos de propietarios chinos, conservando el modelo nacional.

5.  Además de empresarios en su propio negocio hay muchos profesionales que trabajan en multinacionales. Se trata de ejecutivos de alto nivel que vienen a trabajar en las filiales españolas de las multinacionales privadas y de empresas públicas de China (China Aviation Company, China National Fisheries Corporation)
6. Los estudiantes chinos en España se han multiplicado por 11 entre 2003 y 2011). Muestran mucho interés por aprender español. También eligen ADE Comercio Internacional, Marketing, Empresariales, Económicas, Ingenierías, Arquitectura, Filología, Historia y Filosofía.
7. También hay miembros de la comunidad china que trabajan como asalariados en el mercado laboral general (industria cárnica, maquinaria, embalaje) o en la construcción. En el fondo, su gran dedicación al trabajo tiene que ver con la aspiración de convertirse en jefe del negocio y posteriormente liberarse del excesivo trabajo, según explica Joaquín Beltrán, Profesor de Estudios de Asia Oriental de la Universitat Autònoma de Barcelona.

EL PAIS: "Desarticulada una trama china que blanqueó 1.200 millones"; "Abandonar el colegio, una condena al paro"; "La UE se dirige a un acuerdo de mínimos en plena crisis"; "Cuba elimina la principal traba para viajar al exterior"; "Los acusados del 'Prestige' buscan anular el juicio 10 años después".

ABC: "Golpe a la impunidad de las mafias"; "Moody's da aire a España"; "1.300 armas de gran calibre en un trastero de la Audiencia Nacional"; "Adelson encuentra financiación para iniciar en 2013 las obras de Eurovegas".

EL MUNDO: "El Gobierno, preocupado por las 'sinergias' entre Mas y Bildu"; ""Invasión en toda regla" de 300 subsaharianos"; "Golpe a la mafia de Gao Ping. El mecenas del arte vivía en Madrid desde 1989"; "La inminencia de un 'rescate virtual' basado en pedir ayuda sin utilizarla anima la Bolsa"; "Cataluña tuvo superávit fiscal en 2009, según un informe de la Generalitat".

LA RAZON: "Reino Unido y Escocia, a Mas: "No somos ejemplo para nadie"; "Emperador de la mafia china. Desmantelada en el polígono de Fuenlabrada 'Cobo Calleja' la mayor red de blanqueo de dinero de España, que sacaba entre 200 y 300 millones de euros al año del país"; "Respaldo de Moody's a España y euforia en la Bolsa ante el beneplácito de Alemania para que el Gobierno pida la ayuda"; "La huelga en la Educación cuesta más de 31 millones a las arcas públicas, mientras la Unesco sitúa a España a la cabeza del fracaso escolar".

LA GACETA: "Golpe a la mafia china: se busca a más funcionarios corruptos"; "Asalto masivo en Melilla"; "Griñán se gasta otros 94 millones en ayudas a fundaciones"; "España, líder en fracaso escolar y paro juvenil".

LA VANGUARDIA: "Merkel quiere que Italia pida el rescate con España. Moody's mantiene la nota de la deuda española"; "Cae una red de mafia china que blanqueaba 300 millones al año"; "El Govern elogia al Reino Unido frente a "los insultos" de España"; "Navarro quiere incluir el derecho a decidir en la Constitución"; "Camacho avisa de que se podrían anularlos títulos universitarios".

ARA: "Mas mou fitxa a Europa. Felicita per carta a David Cameron i Alex Salmond. Viatjarà a Brussel·les en vigílies de l'inici de campanya"; "Cop a la màfia xinesa"; "Les farmàcies tancaran en protesta pels impagaments del Govern"; "Familiars de Companys denuncien la subhasta d'una carta robada".
EL PUNT-AVUI: "Hacia el rescate virtual. El Gobierno español pedirá el dinero pero no lo utilizará, con la esperanza de que así baje la prima de riesgo"; "Elecciones desde la distancia. Seis vascos que viven fuera de Euskadi opinan sobre la cita con las urnas"; "Los recortes hacen que los diabéticos paguen el doble por la insulina"

El juez Fernando Andreu decretó prisión para 15 de los 19 detenidos en la "Operación Emperador" contra el blanqueo de capitales por parte de redes chinas que declararon ayer en la Audiencia Nacional, aunque de ellos cinco podrán eludir la cárcel con fianzas de entre 6.000 y 100.000 euros. Así, se elevan ya a 51 las personas a las que el juez envió a la cárcel, aunque en muchos casos eludible bajo fianza. Los interrogatorios siguen hoy -entre ellos el de Gao Ping, uno de los presuntos cabecillas- y ya hay 87 detenidos.

Además de la toma de declaraciones judiciales, la "Emperador" se saldó con la dimisión del concejal de Fuenlabrada detenido esta semana y que quedó en libertad sin fianza, aunque imputado. José Borrás formalizó su renuncia "irrevocable" como edil para no perjudicar, dijo, la imagen del consistorio. Mientras, el actor porno Nacho Vidal, también apresado y que quedó libre sin fianza, manifestó en su twitter: "Soy inocente y lo seguiré demostrando durante los próximos días". "Gracias a todos por el apoyo mostrado. He salido sin ningún tipo de cargo", añadió. A pesar de lo que comenta en su twitter y en su web, el actor está imputado por blanqueo y falsedad documental. Y sigue el goteo de arrestos. Ayer fue detenido en Lleida el empresario residente en Andorra Oriol Mestre Risse. El jueves fueron apresados el abogado de Madrid José Luis Cuervo Calvo, el empleado de banca de Andorra Sergi Fernández y una persona más en Roma. El letrado había sido indultado en 2007 tras ser condenado por estafa.

Es verdad que la mafia china además de ser especialmente violenta tiene la característica de su endogamia y opera con una población que suele moverse en guetos muy cerrados y casi infranqueables. Solo hay que darse una vuelta por el polígono de Cobo Calleja en Fuenlabrada -el mayor de toda Europa y donde se ha concentrado el grueso de esta operación- para darse cuenta la impenetrabilidad y el ocultismo que se palpa en los múltiples negocios que se desarrollan. Estar allí es como estar en cualquier lugar de China, ya no solo por los productos que se encuentran, típicos de los "todo a 100", sino por la forma de concebir los negocios, incluso por el diseño de los locales y la distribución de los mismos. Son naves inmensas con trastiendas ocultas donde los trabajadores, muy mayoritariamente chinos, cambian continuamente y la mayoría de las veces tienen poco interés por captar clientes, lo que resulta muy llamativo.

No es de extrañar que uno de los principales cabecillas de esta operación,Gao Ping, pasara en poco tiempo de ser un inmigrante en busca de fortuna a convertirse en un empresario de éxito, millonario, marchante de arte y miembro muy respetado de su comunidad y también de la jet set española. Fue pionero en los negocios de exportación e importación y también el primero en montar la primera galería de arte español en China. Ahora ha pasado de ser héroe a villano, tras conocerse que tenía tejida una impresionante red de blanqueo de capitales que sacaba del país hasta 300 millones de euros al año, para lo que ha necesitado muchas complicidades.

El riesgo es que una vez conocida la trama se ponga bajo sospecha a todos los negocios de esta comunidad, lo cual sería verdaderamente injusto. Es cierto que desde siempre se ha visto con recelo y desconfianza la forma en que se manejan estos negocios, sin horarios, sin derechos laborales para los empleados y con una población con pocas ganas de integrarse, pero de ahí a pensar que todos violan sistemáticamente las leyes va un abismo. Sería muy injusto que se levantara un manto de sospecha sobre todos los restaurantes, negocios, o sobre los 200.000 ciudadanos chinos censados en España. Nuestro país ha vivido una autentica burbuja China como el resto de Europa o del mundo pero una cosa es eso y otra pensar que todos son mafiosos. Tejer tramas así requiere complicidades y sus cómplices son españoles y por cierto muy conocidos. Es más, que algunos de los implicados sean cargos públicos o miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado debe servir para o hacer tabla rasa.

Un enorme chalé en Somosaguas (Madrid), coches de lujo, una galería de arte, decenas de sociedades de importación-exportación y venta de ropa, contactos con políticos al más alto nivel... Pero, a pesar de su enorme tren de vida, y de que evidentemente era una de las personas más poderosas de la comunidad china, Gao Ping, el presunto líder de la organización criminal china desarticulada el martes y que blanqueaba entre 200 y 300 millones de euros al año, no tenía apenas nada en el banco. Fue así como los agentes de la brigada de crimen organizado de la Policía Nacional lo pusieron en el punto de mira hace tres años. Gracias a sus investigaciones descubrieron que su red cobraba de la inmensa mayoría de bazares chinos abiertos en el país. En mayor o menor medida, señala la policía, casi todos acababan pagando algo a Gao, lo supieran o no. Detrás de todo hay una compleja red que incluye un sistema de sicarios y extorsionadores al servicio de la empresa, montado por el exguardaespaldas de Gao, Hai Bo; una trama de blanqueo con intermediarios españoles, israelíes y holandeses que buscan empresas que deseen a su vez lavar su propio dinero negro a través de los chinos; otra red paralela de blanqueo en Italia; dinero de origen ilícito que volvía a China a manos de la familia Gao (lo recibían su padre, X. C. X., y su hermana, C. W.); relaciones empresariales dentro de la familia (la mujer de Gao, Lizhen Yang, y dos de los hermanos de esta también están implicados en la trama, personalmente y a través de sociedades); funcionarios públicos involucrados... Un sistema perfectamente engrasado, en el que cada grupo cumplía su cometido como un reloj.

El imperio de Gao Ping se fraguó a través de la importación de productos desde su país. La mercancía, consistente en ropa falsificada de distintas marcas, juguetes con el sello de seguridad de la Comunidad Europea y tabaco, entre otras cosas, llegaba a los puertos de Barcelona y Valencia en contenedores. Una vez allí, parte de esos bienes no se declaraban al entrar, o se declaraban por un valor mucho menor del real. Después, se vendía en efectivo al por mayor en las naves de Cobo Calleja (Fuenlabrada) y otros polígonos industriales, como el de Arganda del Rey (ambos en Madrid). Esas operaciones generaban una masa ingente de dinero negro que después la red de Gao enviaba de vuelta a China, al margen de los cauces legales para pagar a los proveedores, para reinvertirlo en propiedades y negocios de todo tipo en ese país. En su país de origen, su padre y su hermana se encargaban de la gestión de las remesas de dinero que llegaban.

¿Cómo se hacía el blanqueo? A través de distintos métodos, grupos y trabajadores al servicio de la organización de Gao, quien a su vez tenía un entramado empresarial formado por una quincena de sociedades: Wooden Horse Press, Novena Finca S. L., Espacio Tao, International Trade City Import-Export, la galería de arte Magee —a través de la cual decía ejercer sus labores filantrópicas como amante del arte—, la Asociación de Compañías Comerciales Chinas... Su esposa, Lizhen Yang, también detenida y con un relevante papel en la organización, aparece en el organigrama de 11 sociedades —en algunas coincide con su marido—. Dos de sus hermanos, supuestamente también parte de la red, aparecen vinculados a algunas de las empresas de Gao (como Gold City y Nuevo City Gran Oriental).

Para que el ciclo completo funcionara hacía falta asegurar que todos los elementos colaboraran en la medida en la que fueran requeridos. Para ello estaba Hai Bo, el líder de una de las ramas de la organización, que en origen había sido guardaespaldas de Gao Ping. De escolta pasó a dedicarse a “la extorsión y comisión de delitos de coacciones, amenazas, delitos contra la vida e integridad de las personas e incluso trata de seres humanos”, según un escrito de Anticorrupción. Básicamente, se dedicaba a tres cosas: proteger a Gao Ping y a su familia, extorsionar a los trabajadores que necesitaban para hacer envíos de dinero a China o a otros países y amenazar a quienes tenían deudas con la red y no pagaban a tiempo. La banda contaba, además, con un servicio que Anticorrupción califica de “préstamo extrabancario”. Fue uno de los primeros hallazgos de los investigadores, allá por 2009. La organización se valía de la situación irregular y de la falta de dominio del idioma de muchos de los integrantes de la comunidad china para concederles créditos a intereses leoninos. Los agentes aseguran que el dinero llegaba a entregarse al 6% y a los que no pagaban los amenazaban, extorsionaban y coaccionaban a través de sus familias en China. La policía ha recibido denuncias de algún extorsionado que aseguró que miembros de la red habían asesinado y hecho desaparecer a otro compañero en su misma situación que no pudo pagar a tiempo.

Desde 2006, los agentes conocían que uno de los métodos de trasladar dinero a China eran los propios viajes de los miembros de la organización a su país, que se llevaban su dinero en las maletas. El propio Gao Ping fue interceptado en el aeropuerto de Barajas, junto a su esposa y su suegra, con grandes cantidades de dinero. También fueron descubiertos otros trabajadores de otras empresas de la trama con bolsas cargadas de billetes. Uno de ellos llevaba encima casi 380.000 euros. El sistema era arriesgado, así que la red se volcó en otro método de blanqueo, que la policía denomina el pitufeo. Las grandes cantidades de dinero en efectivo a blanquear se repartían entre cientos de personas que enviaban pequeñas remesas desde locutorios y empresas de envío de dinero como Moneygram o Western Union. Las cantidades a las que tocaba cada uno nunca superaban los 3.000 euros, el límite que hace saltar las alarmas del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac). “Tener grandes cantidades de efectivo en negro tiene dos riesgos: que te lo roben o que te lo intervenga la policía. Por eso recurrían a este método de envío”, aseguran los investigadores.

Entre 2002 y 2007, según Anticorrupción, la banda llegó a enviar mediante este sistema unos 9,5 millones de euros. Y el método no solo se utilizaba en España. Los miembros de la organización viajaban también desde Madrid en furgonetas y coches cargados de dinero hacia otros países como Portugal, Italia (donde la red manejaba otra trama paralela de blanqueo) o Hungría, desde donde se repetía el mismo esquema. En otras ocasiones, esos vehículos viajaron directamente hasta países como Andorra, donde el dinero se ingresaba directamente en bancos y se enviaba a China mediante transferencias. Los investigadores hablan también de contenedores enviados desde puertos españoles. Pero las cantidades que debían blanquear eran tan increíbles que no era suficiente con esos métodos. Además, montaron un sistema de blanqueo con empresas y ciudadanos españoles (o extranjeros que viven en España), que consistía en un mutuo beneficio: ellos blanqueaban y ayudaban a blanquear a los españoles. A estos les entregaban dinero en efectivo y sus sociedades, con cuentas abiertas en paraísos fiscales, transferían esa cantidad a bancos chinos a cambio de facturas falsas. Aquí aparece otra de las ramas de la investigación: el grupo encargado de organizar este sistema de blanqueo y de captar personas interesadas en España. Al frente, tres nombres: el empresario barcelonés Rafael Pallardo —con cargos en cinco sociedades: Gold City (de Gao Ping), Compañía Oriental de China, Bolsos Orientales y Línea Milano (todas ellas de venta al por mayor de prendas de vestir, artículos de uso doméstico y calzado) y la inmobiliaria Pallardo Patrimonial—; la israelí Malka Mamman; y un ciudadano holandés que no pudo ser detenido y que reside fuera de España. Por debajo de ellos, conseguidores de clientes que trabajaban para la trama.

El Gobierno y la Fiscalía Anticorrupción sostienen que el negocio de Gao era tal “que afectaba a la competitividad de España”. Miles de millones de euros en negro, sin declarar, permiten mantener precios muy bajos en los productos que llegan finalmente al consumidor. Pero el problema del crimen organizado es probar que hay una conexión en las actividades de decenas o centenares de ciudadanos que parecen actuar en la misma dirección. Por eso la Audiencia Nacional no admitió a trámite la querella que le presentó la Fiscalía Anticorrupción a principios de 2010, varios meses después de que la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional comenzara la investigación. En esa querella se hablaba ya de Gao, y de su mujer, Lizhen Yang; y de su asesor, Pedro Guzmán Hernández; y de Hai Bo, supuestamente dedicado al cobro violento de deudas a través de sicarios en favor de Gao y otros investigados. Los cuatro han sido ahora detenidos. Pero, en aquel momento, el tribunal concluyó que “la inferencia de una verdadera organización criminal” era “muy endeble” y no aceptó el caso.

Las dificultades para atrapar a Gao permitieron a su banda operar —y blanquear unos 400 millones de euros más— durante los dos años siguientes. A sus 45 años —y hasta ahora—, no había tenido demasiados problemas con la justicia: fue imputado en 2000 por un delito de desórdenes públicos; investigado por la Unidad Central contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (UCRIF) en 2005; y por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) en 2006. Nunca ha sido condenado ni procesado. La policía, a pesar del revés de la Audiencia Nacional, no dejó de investigar. Estaba convencida de que se encontraba ante un importantísimo grupo criminal organizado. El centro del negocio estaba claro: todo giraba en torno a las mercancías de los Todo a Cien.

Mientras la UDYCO investigaba a Gao Ping y su presunta red de crimen organizado, la Unidad de Delitos Económicos y Financieros llevaba, desde 2010, su propia operación contra el blanqueo de dinero por parte de ciudadanos chinos llamada Chequian. El origen fue la denuncia por parte de un ciudadano chino de un robo en un vehículo. Pero la investigación, tras las primeras pesquisas, no se dirigió al ladrón, sino a la propia víctima. La cantidad sustraída ascendía nada menos que a cinco millones de euros. Cuando la policía le preguntó de donde procedía esa enorme cantidad de dinero en efectivo, el denunciante se negó a responder. Dijo simplemente que su objetivo era pagar con ella determinadas mercancías, según los investigadores. A ese suceso, que despertó las sospechas de los agentes, se sumaron las denuncias del Servicio Ejecutivo de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), considerado la unidad de inteligencia financiera española, dependiente del Ministerio de Economía. Sus funcionarios descubrieron salidas de cantidades de efectivo muy importantes hacia China mediante el sistema del pitufeo.

La organización descubierta por la Operación Cheqian estaba liderada por cuatro empresarios chinos. El primero de ellos se dedicaba al contrabando de mercancía mediante empresas de importación-exportación, a través de las que se consumaba el fraude fiscal mediante la venta al por mayor a minoristas, en la que tampoco se pagaban impuestos. El dinero negro se encargaban de moverlo otros dos empresarios dedicados a la gestión de los envíos a China. El clan también contaba con un entramado societario y testaferros que blanqueaban a través del sistema de compensación, aunque en este caso no participaban españoles, solo chinos. En total, los detenidos el martes en el marco de la operación Cheqian fueron 37, según fuentes policiales. Las dos investigaciones, Emperador y Cheqian, se unieron, dando lugar a la mayor operación contra el crimen organizado chino puesta en marcha en España. La querella inicial de Anticorrupción, presentada a principios de 2010, se refería también a un tercer clan, liderado por el empresario chino W. H. Y. W. y del que formaban parte su hermano, su esposa, su primo, su cuñada y su guardaespaldas y chófer. Como en el caso de Gao Ping, la organización se dedicaba a la distribución y venta a comercios minoristas de ciudadanos chinos de productos de bazar y ropa falsificada, y también era sospechoso de haber puesto en marcha un sistema de préstamo y extorsión a miembros de esa comunidad.
 
  • marbellaenergia
    diariosur
    malaga-boom
    Modulares de diseño
    Piedad de Diego
    Marbella Malaga Traducciones Gestoria
    Tour Entre Europa y Asia Linia MalagaRusa Cabopino Centro Fortuna Garciaga Logo Hits Mobile Meyera Esthetic

    arqui3

    znaqui tricosol bike2malaga hotel-florida bioparc fuengirola hits mobile hits mobile agrupaciomutua Bestintegral Consulting facua
    befreemovil intercopy
    taigaspain
    clubbingspain
    fac
Hoy4
Ayer47
Esta semana90
Este mes706
En total165156